Juan Aurelio Fernández Meza – Historiografía y ficción. Problemas de teoría de la historia

Un viejo lugar común asocia la labor historiadora con la de los periodistas y viceversa. Las ligas que se establecen entre ambas prácticas son múltiples; sin embargo, en el presente mexicano y mundial, el peligro que viven los periodistas para llevar a cabo su trabajo es una realidad tan abyecta que exige atención de todos con suma urgencia.

Una de las cuestiones a interrogar en esta sesión será la relación que existen entre escritura y violencia, tomando como ejemplo el caso del periodismo para, entonces, pensar la escritura de la historia y su vínculo con los presentes en los cuales se desenvuelve.

Al mismo tiempo, este tema permite pensar la historia de esas escrituras que intentaron verbalizar lo inefable en los casos vaciados de sentido, como la literatura testimonial. Ello consigue servir de contraste con una escritura (de la historia) que metódicamente pretendió la conquista del mundo mediante su intelección.

ASV 2-6, jueves, 16 a 19 hrs.

Francisco Quijano – El ayuntamiento de México y la Monarquía hispánica, s. XVI y XVII

A partir de una revisión histórica del republicanismo de la temprana Modernidad, analizaremos y discutiremos la utilidad y los límites de ciertos principios y presupuestos de dicha tradición política para pensar la situación de nuestro país y reflexionar en torno a la democracia, el populismo, la desigualdad, entre otros.

*Solicitar lecturas de la sesión a fquijanov@gmail.com

Anexo Adolfo Sánchez Vásquez 3-3, jueves 30 de marzo, 16:00 hrs.

Cynthia Maciel – Religiones del Libro II: Judaísmo, Cristianismo e Islam

En una coyuntura cada vez más cruda e inaprensible, se presenta el choque de las ahora “viejas” intenciones de globalización, la tendencia a la apertura de las formas globales en los esquemas nacionales y locales y de las ahora revividas ideologías de corte nacionalista, al estilo del siglo XIX, que instan “inesperadamente” al cierre de las fronteras, a “cerrar filas” ante lo extranjero, ajeno, diferente u otro. ¿De qué modo nuestro quehacer historiográfico está inscrito en esa nueva tensión? ¿A qué convoca a la sociedad mexicana este horizonte? ¿A la “unidad”? ¿A qué costo? ¿Qué tipo de efectos tiene y podría desarrollar el reciente llamado a la “unidad nacional”? ¿Y la diversidad y pluralidad al interior a qué lugar son confinadas?